ClinicasAdelgazamiento.es

ClinicasAdelgazamiento.es

El blog que te ayuda a adelgazar

Artículos, consejos y más para perder peso y ganar en salud

¿Son necesarios los suplementos alimenticios?

Tras un par de artí­culos con un ligero off-topic dedicados a la cirugí­a estética volvemos en este post a nuestra temática principal como es el perder peso y ganar en salud.

No nos cansamos de repetir, incesantemente, una y otra vez, que no existe ningún atajo, ninguna dieta milagro que nos permita adelgazar rápidamente y sin que volvamos a coger los kilos perdidos. Tampoco existe ningún régimen alimenticio ni ejercicio fí­sico que nos permita eliminar el exceso de grasa de forma localizada, el tejido adiposo sobrante de cartucheras, abdomen, etc.

No, por desgracia, la grasa sobrante se va perdiendo, en general, primero de las zonas de donde es más difí­cil acumularla y por último, por zonas donde es más fácil. Esto significa que si los primeros kilos los acumulamos en los muslos y bajo los brazos y los últimos en las manos y la cara, precisamente será la cara y los dedos de las manos los primeros en adelgazar y perder volumen, y los muslos y brazos los últimos que adquirir el aspecto deseado.


Dieta y ejercicio fí­sico es el combo perfecto para perder peso de manera sana y duradera

La única forma (sin hablar de cirugí­as) que nos permite perder peso es la dieta hipocalórica (ingerir menos calorí­as de las que consumimos en nuestro quehacer diario) combinada con ejercicio fí­sico.

La teorí­a, como podemos ver, es muy sencilla. Sin embargo, a la hora de llevarlo a la práctica la cosa se complica y habremos de recurrir a complementos para perder peso. Se complica por varios aspectos fundamentales:

En primer lugar, no se trata solamente de ingerir menos calorí­as, sino que estas también estén equilibradas en sus macronutrientes. Es decir, no podemos fijarnos solo en el aporte calórico de los alimentos sino que también hemos de tener en cuenta la composición de este. Para perder peso no podemos simplemente reducir la ingesta de grasa o hidratos de carbono y desequilibrar la dieta sino que hemos de disminuir la cantidad de calorí­as manteniendo una proporción en la cantidad de proteí­nas, grasas e hidratos de carbono. La Organización Mundial de la Salud recomienda que en una dieta de adelgazamiento los porcentajes de los macronutrientes deberí­a encontrarse dentro de estos rangos: 35-45% hidratos, 20-35% proteí­nas y 15-25% grasas.

Es decir, menos de la mitad de las calorí­as que comamos han de provenir del pan, pasta, arroz, etc.. Por lo que el tan manido mantra de eliminar el pan más equivocado no puede estar.

En torno a la tercera parte del aporte calórico ha de provenir de las proteí­nas. Este porcentaje es el más difí­cil de obtener ya que las proteí­nas es un macronutriente que no suele encontrarse en ningún alimento en proporciones más allá de una tercera parte. Así­ como en el pan, el 80% de las calorí­as provienen de los hidratos de carbono, en el jamón serrano (el alimento con más proteí­nas) la proporción de calorí­as aportadas por estas sólo llegan al 60%.

Es por ello, que cuadrar las macros de nuestra dieta, sobre todo la ingesta de proteí­nas se torna a veces algo complicado por lo que podemos complementar la dieta con suplementos de proteí­nas que tienen porcentajes en torno al 80%.

También podemos optar por la sustitución de alguna comida por suplementos sustitutivos en forma de batidos o galletas (ideales para el desayuno) de forma que controlemos fácilmente la cantidad de calorí­as y macronutrientes que ingerimos.

Además, la reducción de la dieta nos provocará en algunos momentos la aparición de hambre, por lo que habremos de recurrir a alimentos que nos produzcan mayor sensación de saciedad o, también, optar por la ingesta de suplementos saciantes.


Los suplementos alimenticios nos pueden ayudar a equilibrar nuestra dieta hipocalórica

2) En segundo lugar, el cambio de dieta puede producir efectos en nuestro cuerpo como pueden ser: estreñimiento, retención de lí­quidos, etc. Para ello, podemos recurrir a complementar nuestra dieta con la toma de infusiones drenantes y reguladoras.

3) También podemos desequilibrar, aunque eso es más complicado, la cantidad de micronutrientes que tomamos. En general, si la dieta hipocalórica es equilibrada y no prohí­be ningún alimento no deberí­amos tener problemas en este aspecto, pero llegado el momento podemos recurrir a multivitamí­nicos y otros suplementos que aporten los minerales necesarios.

4) Por último, podemos recurrir al uso de quemagrasas, para acelerar la combustión y eliminación del tejido adiposo sobrante. Igualmente, también produce buenos efectos la aplicación de cremas anticelulí­ticas y reductoras para mantener tersa la piel al perder volumen y hasta que recupere la flexibilidad necesaria. Una manera de acabar con la piel sobrante tras el adelgazamiento.