ClinicasAdelgazamiento.es

ClinicasAdelgazamiento.es

El blog que te ayuda a adelgazar

Artículos, consejos y más para perder peso y ganar en salud

Remedios y trucos para adelgazar

La ardua tarea de perder peso y ganar salud debemos basarla siempre en los sólidos y contrastados conocimientos cientí­ficos y no hacer experimentos raros, ya que nos jugamos nuestra salud.

Para adelgazar de forma estable y permanente debemos ingerir menos calorí­as de las que consumimos y, además, realizar ejercicio fí­sico para que nuestro cuerpo no pierda masa muscular.

beber dos litros de aguaBeber dos litros de agua moviliza los depósitos de grasa
Cré;ditos Imagen: careguru.in

Como hemos comentado en otros artí­culos, se trata de hacer una bajada de peso lenta pero sostenida y saludable. De nada nos sirve perder diez u doce quilos en una semana si nos es imposible mantener la dieta y, pasados uno dí­as, nos abandonamos al mal comer y a la vida sendentaria.

Igualmente, de nada sirve durante una semana macharcarnos corriento o en el gimnasio, si a la semana siguiente estamos tan agotados que dejamos todo entrenamiento.

Por ello, para ayudar en nuestro propósito de adelgazar y mantener una dieta, para conseguir mantener la motivación más tiempo y que se nos haga todo mucho más duradero vamos a exponer algunos remedios caseros para adelgazar.

En primer lugar, la ingesta de agua. Ha de ser constante en torno a 2 litros al dí­a, lo que serí­an ocho vasos. Esta es preferible que sea tibia y a lo largo de todo el dí­a, no concentrar todo lo que bebemos en una estrecha franja de tiempo.

El agua, además de ser diurética, va a movilizar los depósitos de grasa haciendo más fácil su desaparición ante un dieta con déficit calórico.

Si nos ponemos como reto mantener la ingesta de un vaso de agua cada dos horas conseguiremos un objetivo fácil de conseguir lo que hará, aparte de los beneficios que hemos contado, que mantengamos nuestra motivación para seguir adelgazando.

El segundo de los remedios caseros para perder peso, es elevar el número de comidas. Está demostrado como falso mito que el realizar más comidas al dí­a no eleva el metabolismo basal por lo que no nos hace adelgazar. Sin embargo, sí­ produce un doble efecto beneficioso en nuestra dieta: por un lado mitiga la sensación de hambre por lo que no llegaremos a la hora de la cena o el almuerzo con ganas de comenos un jabalí­ por las pezuñas, y por otro, nos hace más sencillo de llevar un control de las calorí­as que ingerimos.

Al igual que en el caso de los ocho vasos de agua, también podemos ponernos como reto el tomar un par de piezas de fruta a media mañana, y otras dos (o un ligero emparedado) a media tarde. De nuevo se trata de un reto muy sencillo de llevar a cabo que nos motivará a seguir firmes en nuestro objetivo.

Otro de nuestros trucos si eres una persona sedentaria es el no practicar ningún otro deporte que no sea caminar. Puedes ponerte la rutina de caminar todos los dí­as una hora: cuando sacas a pasear al perro, escuchando música por unos auriculares o escuchando un curso de inglés, etc. Igualmente, tómatelo como un reto y, además de mejorar tu salud mejoraras tu actitud.

Si no eres sedentario, prueba a realizar HIIT o entrenamiento interválico de alta intensidad. Se trata de un entrenamiento auténticamente quemagrasas que además te hará ganar masa muscular.

Otros trucos y remedios son reducir la ingesta de sal, la toma de tisanas o aumentar el consumo de frutas y vegetales en detrimento de bollerí­a y reposterí­a.