ClinicasAdelgazamiento.es

ClinicasAdelgazamiento.es

El blog que te ayuda a adelgazar

Artículos, consejos y más para perder peso y ganar en salud

¿Cómo nos ayuda la hipnosis a adelgazar?

Uno de los principales problemas que nos encontramos cuando queremos perder peso, cuando queremos llevar una dieta hipocalórica es, sin lugar a dudas, la fuerza de voluntad que nos hace falta para conseguir nuestro objetivo, la entereza que necesitamos para seguir con la regularidad necesaria los objetivos alimentarios que nos hemos marcado.

La dificultad que conlleva superar ese problema no es debida a que tengamos una voluntad débil ni mucho menos. La dificultad viene con la aparición de la ansiedad que nos supone, no solo nuestro plan de adelgazamiento sino también, nuestro día a dí­a, nuestro quehacer diario que, a menudo, intentamos combatir comiendo.


Sesión de hipnoterapia clí­nica

Así­ pues, muchas veces las dietas y los planes de adelgazamiento fallan, no por falta de voluntad o determinación (como los vendehúmos de dietas milagro nos quieren hacer ver) sino por un estilo de vida que lleva, a menudo, a nuestro sistema nervioso al lí­mite: basta ver las noticias cualquier dí­a para ver la cantidad de incidentes que ocurren por despistes, discusiones por temas de lo más absurdo, olvidos, etc. Ante eso, nuestro cuerpo reacciona induciéndonos máas ganas de comer, de fumar, etc.

Una de las maneras por las que podemos combatir esta ansiedad alimentaria es mediante la hipnosis. Sí, es posible adelgazar con hipnosis.

No pensemos que se trata de la piedra filosofal, de algo mágico que de la noche a la mañana nos va a hacer perder nuestros malos hábitos alimentarios. La hipnosis, e incluso la autohipnosis, nos va a permitir regresar al momento en el cual dejamos de llevar una alimentación saludable para dejarnos caer en los brazos de la comida basura.

Por ejemplo, la hipnobanda es una de las metodologías que actualmente más se están usando y demandando. Se trata, grosso modo, de convencer al subsconciente de que tenemos una banda gástrica de manera que nuestro sistema digestivo, el estómago en particular, se comporta como si efectivamente la tuviéramos.

Para acabar debemos hablar también de los diferentes tipos de hipnosis. Podemos mencionar, por ejemplo, la hipnosis clí­nica, ericksoniana y la programación neurolingüí­stica.

La primera, la hipnosis clí­nica se usa para el tratamiento de enfermedades como la depresión, la ansiedad, adicciones, etc. y normalmente se combinan otros tratamientos.

La hipnosis ericksoniana es mucho menos intensa que la clí­nica que busca la respuesta en el paciente ante situaciones concretas sin llegar a conocer, por innecesario, el origen de las mismas.

Por último, la programación neurolingüí­stica trata de modelar nuestros comportamientos, es decir, reinterpretar nuestra realidad de modo que se adapte al objetivo a obtener. Por ejemplo, eliminar un hábito nocivo o una fobia.