ClinicasAdelgazamiento.es

ClinicasAdelgazamiento.es

El blog que te ayuda a adelgazar

Artículos, consejos y más para perder peso y ganar en salud

Acerca de la salud y la alimentación

Uno de los factores más importantes para poder cuidar y mejorar nuestra salud es, sin lugar a dudas, nuestra alimentación. También hemos de evitar llevar una vida sedentaria, realizando ejercicio físico asiduamente: tan solo veinte minutos de paseo o caminata al día son suficientes para hacer nuestra rutina diaria un poquito más saludable. No obstante, a veces puede ser necesario acudir a un dietista nutricionista en vecindario.

Respecto al cuidado de nuestra alimentación, lo ideal es apostar por la dieta mediterránea. Basada en el arroz, la pasta, las frutas y las verduras que deben consumirse cinco veces al día, impone la preferencia de la ingesta de pescado sobre la carne, al contener éste grasas más saludables.


Pirámide de la dieta mediterránea Créditos imagen: flickr.com

En la base de las dietas mediterráneas encontramos, como ya hemos comentado, el arroz, los cereales, la pasta, las frutas y las verduras, que habrán de consumirse, preferentemente, crudas o cocidas. Son la fuente principal de energía y vitaminas.

En el estrato inmediatamente superior se hallan los frutos secos y las aceitunas, aportando proteínas y grasas saludables.

A continuación, tenemos los lácteos: quesos, leche y yogur; seguidos del pescado, los huevos y la carne blanca. Las carnes rojas, quedan en la cúspide de la pirámide indicando un consumo eventual.

Sin embargo, la dieta mediterránea no sólo nos dice qué hemos de comer, sino también cómo hemos de prepararlo para ser consumido: efectivamente, la dieta mediterránea recomienda la utilización de técnicas más saludables como la plancha, el horno o el vapor, en detrimento de los fritos o asados con exceso de grasa o aceite.

Igualmente, es preferible la utilización de aceite de oliva virgen frente a otro tipo de grasas y aceites como la margarina, la mantequilla o aceites de girasol. El aceite de oliva tiene propiedades antioxidantes, es una fuente de vitaminas A, D, E y K que favorece la absorción de ciertos minerales como el zinc, el calcio o el magnesio. Además, el aceite de oliva reduce los niveles de colesterol disminuyendo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, así como, protege y activa el sistema inmune.

Es muy importante también la correcta y suficiente ingesta de agua, una correcta hidratación es imprescindible para solubilizar la fibra alimentaria de manera que pueda ser digerida por nuestro organismo. Además, sirve para equilibrar la temperatura corporal, ayuda en la lubricación y en el sistema endocrino. También es vital su aporte al sistema nervioso, actuando en los neurotransmisores ayudando a regular el sueño y los estado emocionales.

Debemos ingerir diariamente entre dos y tres litros de agua, incluyendo el agua incluida en alimentos como frutas y verduras, zumos, infusiones, etc. dependiendo de nuestro peso.